El secreto para mantener tu piel sana y radiante durante el verano

piel sana

Con la llegada del verano todos anhelamos disfrutar del sol y el aire libre. Sin embargo, es importante recordar que la exposición solar sin protección adecuada puede tener efectos dañinos en nuestra piel.

En este artículo aprenderás la importancia de proteger tu piel durante el verano y encontrarás 5 consejos para mantenerla sana y radiante.

 Tiempo de lectura: 5 minutos

1) Conoce la importancia de la protección solar

El primer paso para cuidar tu piel durante el verano es comprender por qué es tan importante el uso de protección solar. 

La radiación ultravioleta (UV) emitida por el sol puede causar diversos daños en la piel. Los rayos UVA pueden penetrar profundamente en la piel y contribuir al envejecimiento, arrugas, manchas y disminución de la elasticidad. Por otro lado, los rayos UVB son los principales responsables de las quemaduras y pueden dañar la capa superficial de la piel. Además, ¡ambos tipos de rayos UV aumentan el riesgo de cáncer de piel!

Es por esto que la protección solar es esencial, especialmente durante los soleados meses de verano. 

2) Elige el protector solar adecuado

¿Sabías qué existen dos tipos de protectores solares? Físicos y químicos. 

Los protectores solares físicos contienen ingredientes como el óxido de zinc y el dióxido de titanio, que actúan como una barrera física sobre la piel para reflejar y dispersar los rayos UV. Por otro lado, los protectores solares químicos contienen compuestos que absorben los rayos UV y los convierten en calor. Es importante investigar cual es el mejor para nosotros.

Además, seleccionar un FPS adecuado según el tipo de piel y la intensidad del sol es esencial para garantizar una protección efectiva.

3) Aplica el protector solar correctamente

Para una aplicación adecuada del protector solar, se recomienda utilizar aproximadamente una cucharada (5 ml) para cubrir el rostro y una onza (30 ml) para el cuerpo. Es esencial aplicar el protector solar de 15 a 30 minutos antes de la exposición al sol para permitir que se absorba correctamente en la piel. Además, se debe volver a aplicar cada dos horas, especialmente después de nadar o sudar, ya que el agua y el sudor pueden reducir la efectividad del producto.

4) Protégete del sol con ropa y accesorios

Además del protector solar, también se puede proteger la piel con ropa y accesorios adecuados. Es altamente recomendable utilizar sombreros de ala ancha, gafas de sol con protección UV y prendas de manga larga y tejidos livianos para cubrir la piel expuesta. Estas medidas de protección adicionales ayudan a bloquear los rayos dañinos del sol y reducir la exposición directa a ellos. Combinar el uso de protector solar con estas precauciones garantiza una protección más completa y reduce los riesgos asociados a la exposición solar.

5) Cuida tu piel después de exponerla al sol

Después de un día al aire libre, es esencial cuidar la piel para mantenerla sana y radiante. Para hidratar la piel después de la exposición al sol, es recomendable utilizar lociones o cremas after-sun que contengan ingredientes calmantes, como aloe vera. Aplica generosamente la loción o crema después de tomar el sol y repite la aplicación según sea necesario para mantener la hidratación. Nuestra recomendación es aplicar Mai Hair & Body Oil.  Además, recuerda la importancia de hidratarse desde dentro bebiendo suficiente agua.

Disfrutar del verano no significa sacrificar la salud de nuestra piel. Con una protección solar adecuada, podemos mantenerla sana y radiante durante toda la temporada. Recuerda que también puedes cuidarla desde adentro hacia afuera incluyendo en tu rutina diaria suplementos como Collagen o Shark 1000.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest