Encuentra el equilibrio: ¡incluye ejercicio en tu apretada agenda!

Ejercicio mediana edad

Equilibrar las exigencias del trabajo, la familia y los compromisos personales puede resultar difícil, sobre todo en los ocupados años de la mediana edad.

Sin embargo, dedicar tiempo al ejercicio es esencial para mantener la salud física, controlar el estrés y aumentar el bienestar general. Si te cuesta encontrar tiempo para hacer ejercicio, aquí tienes algunas estrategias que te ayudarán a darle prioridad.

Sigue leyendo para saber más.

 Tiempo de lectura: 3 minutos

1. Programa el ejercicio como cualquier otra cita: 

Trata tu rutina de ejercicios como un momento no negociable en tu calendario. Del mismo modo que no te perderías una reunión de trabajo o una cita con el médico, da prioridad a tus entrenamientos programándolos en tu agenda diaria o semanal.

2. Elige actividades que te gusten: 

Busca actividades físicas que te gusten de verdad, ya sea caminar, montar en bicicleta, nadar, hacer yoga o bailar. Cuando realizas actividades que te producen placer, es más probable que las mantengas a largo plazo.

3. Hazlo por partes: 

No te sientas presionado a completar un entrenamiento largo a la vez. En lugar de eso, divide tu rutina de ejercicios en sesiones más cortas y manejables. Incluso las sesiones breves de actividad, como un paseo de 10 minutos durante la pausa para comer o una sesión rápida de yoga antes de acostarse, pueden contribuir a mejorar tu forma física general.

4. Conviértelo en un asunto familiar: 

Incorpora el ejercicio al tiempo en familia planificando salidas activas o realizando actividades físicas juntos. Ya sea ir de excursión, jugar un partido de fútbol o dar un paseo en bicicleta, combinar el ejercicio con tiempo de calidad con los seres queridos puede ser divertido y gratificante.

5. Prioriza la eficacia: 

Elige entrenamientos que maximicen tu tiempo y te proporcionen una experiencia de fitness completa. El entrenamiento por intervalos de alta intensidad (HIIT), el entrenamiento en circuito o las clases de acondicionamiento físico en grupo pueden ofrecer resultados eficaces en menos tiempo, por lo que son ideales para personas ocupadas.

Si necesitas un impulso extra de energía para completar tu rutina de ejercicios, ¡incluye Rigoton en tu rutina diaria!

6. Sé flexible: 

Acepta que habrá días en los que tu agenda no salga como habías planeado. En lugar de ver las interrupciones como obstáculos, adopta la flexibilidad y la adaptabilidad. Si te pierdes un entrenamiento o tienes que acortarlo, no te obsesiones con ello; ¡reanuda tu rutina lo antes posible sin culpa ni autocrítica!

7. Fíjate objetivos realistas: 

Establece objetivos de fitness alcanzables que se ajusten a tu estilo de vida y a tus compromisos. Ya sea aumentar el número de pasos diarios, mejorar la flexibilidad o entrenar para un evento concreto, establecer objetivos realistas te mantendrá motivado y centrado en tus progresos.

8. Incorpora el ejercicio a tus actividades diarias: 

Busca oportunidades para incorporar la actividad física a lo largo del día. Sube por las escaleras en lugar de coger el ascensor, camina o ve en bicicleta a destinos cercanos en lugar de conducir, o incorpora sencillos ejercicios de fuerza mientras ves la televisión o esperas a que se cocine la cena.

9. Invierte en aparatos de ejercicio en casa: 

Considera la posibilidad de invertir en equipos de gimnasio o accesorios de fitness para ejercitarte cómodamente sin salir de casa. Tener acceso a herramientas de ejercicio en casa puede hacer que sea más fácil de hacer un hueco en tu día para entrenar, especialmente en los días ocupados.

10. Cuídate:

Recuerda que cuidar de tu salud física y mental es una forma de autocuidado, no de egoísmo. Prioriza tu bienestar dedicando tiempo al ejercicio, la relajación y la gestión del estrés. Si das prioridad al cuidado personal, tendrás más energía y resistencia para afrontar los retos de la mediana edad con gracia y vitalidad.

Incorporar el ejercicio a una agenda apretada puede requerir creatividad, flexibilidad y determinación, pero la recompensa merece la pena. Si das prioridad al ejercicio, podrás mejorar tu salud general, tu felicidad y tu calidad de vida en la mediana edad y más allá.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest