Hora de ducharse! Prefieres un baño caliente y relajante, o una ducha fría y energizante?

Las respuestas diferentes pueden ser tantas como las variaciones en la temperatura del agua. Lo bueno es que no importa lo que elijas, saldrás beneficiado.

Además de los obvios y conocidos beneficios relacionados con la higiene personal, hay otros tipos de beneficios ligados con cómo tomas tu ducha.

Beneficios de ducharse con agua fría

¿Has oído hablar del método Wim Hof? El atleta extremo holandes Wim Hof creó este método después de romper 21 récords Guinness, muchos de ellos relacionados con la exposición al frío extremo. Sus investigaciones han demostrado que exponerse al frío puede ayudar a las personas a aprovechar al máximo su potencial físico.

Aunque para los que toleran poco el frío, ducharse con agua fría puede sonar aberrante, estudios han comprobado que bajarle la temperatura a tu ducha puede aportar muchos beneficios a tu salud.

Recomendamos que no te expongas a fríos extremos sin preparación previa, o sin consultar a tu médico de cabecera. Una ducha fría y corta, o enjuagarte por unos minutos con agua fría después de tu baño regular puede traer los siguientes beneficios:

– Ayudar a quemar grasas

-Impulsar tu sistema inmune

-Mejor calidad de sueño

-Reducir inflamación

-Mejorar estimulantes de ánimo naturales

Beneficios de ducharse con agua caliente

Para los que aún prefieren una buena ducha caliente, también obtienen unos cuantos beneficios, aunque claro, cubren necesidades diferentes que la ducha de agua fría.

Con el agua caliente, los vasos sanguíneos se dilatan, creando mayor oxigenación y mejor circulación. Además abre los poros de la piel, y destapa los bronquios. Todo esto te trae los siguientes beneficios:

– Tus músculos se relajan

– Se reduce la tensión y la inflamación

– Reduce el agotamiento cerebral

– Alivia los dolores de cabeza y la ansiedad

-Elimina las toxinas de la piel

-Alivia la congestion

En resumen, el agua fría es tu mejor amiga si lo que buscas es impulsar tus niveles de energía y rendimiento, mientras que el agua caliente puede ser lo más indicado si lo que buscas es relajarte y aliviarse después de un largo día.

Lo más recomendable es que pienses en lo que tu cuerpo te está pidiendo antes de entrar en la ducha, y cómo puedes resolverlo mejor. 

Recuerda que en tiempos de clima frío es más importante que nunca cuidar de tu salud, y proveer un impulso a tu sistema inmune. Recomendamos que tomes el Immune Support a diario.

Asegúrate de no exponerte a temperaturas extremas sin consultar a tu médico de cabecera primero.

Puedes llamarnos al 1-800-299-7917 para hacer una cita virtual con el doctor Rigoberto Perez Diaz, o visitarnos en nuestra página www.salud.bz, con gusto te atenderemos. Recuerda seguirnos en Facebook e Instagram y no olvides conectarte a ver nuestro programa diario en SALUD TV.